Profesiones más peligrosas del mundo

Aunque los accidentes e incluso las enfermedades están a la vuelta de la esquina, hay algunos trabajos en el mundo que de verdad ponen el listón cuando se trata de riesgos laborales. Se debe tener una verdadera vocación y por supuesto mucha valentía para ejercer en estas condiciones, y ahora podrás enterarte de cuáles son las profesiones más peligrosas del mundo con esta lista que te trae Seguros de Decesos Barato.

Honrado pero peligroso

Los trabajos más humildes muchas veces tienen aspectos terribles. Por ejemplo, en Ruanda muchas mujeres se dedican a la limpieza de las calles. A veces trabajan toda la noche en medio de un fuerte tráfico y vecindarios nada amigables, arriesgando su vida para ganarse el pan. Sin irnos tan lejos, las personas que manejan envíos, ya sea de comida, periódicos e incluso los taxistas, son en la mayoría de los países víctimas de la delincuencia más a menudo de lo que pensaríamos. Esto incluye robo a mano armada y otros crímenes violentos. Recuerda que el alcohol y el volante no se mezclan, así evitarás accidentes.

Hay profesiones comunes que también tienen su grado de peligrosidad. A los policías y bomberos, por ejemplo, obviamente les toca frecuentemente arriesgar su pellejo protegiendo a los ciudadanos. Pero también los granjeros tienen trabajo sucio: trabajar con animales y tractores todos los días tiene altos riesgos. Son profesiones comunes de cualquier persona, y si tienes una de ellas no es más que cuestión de tomar previsiones como las que te pueden brindar en MV Aseguradores, con la mejor asesoría no deberías tener nada de qué preocuparte.

Y hablando de trabajo sucio, ¿sabes qué es la e-basura? Son todos aquellos artículos electrónicos que desechamos día a día. Estos se pueden reciclar, y en países como China hay personas encargadas de recolectarlos y seleccionarlos que deben lidiar todos los días con los químicos que liberan estos objetos al ser expuestos a golpes y agua de lluvia.

Quienes trabajan con electricidad tampoco se salvan, aunque generalmente saben lo que hacen y cumplen medidas de seguridad, este es un trabajo sumamente peligroso, considerando además que las líneas eléctricas se encuentran a varios metros sobre el suelo.

Los riesgos de trabajar en construcción

Sobra decir que la labor del personal de albañilería es invaluable. Nada más entre los carpinteros es bastante común ver accidentes del tipo de caderas rotas por caer de escaleras y dedos aplastados. Los mecánicos deben lidiar con químicos dañinos, gases inflamables, herramientas peligrosas y por supuesto máquinas que en cualquier momento pueden fallar.

Los herreros no se quedan atrás, pues sufren consecuencias en su salud por la exposición a químicos a largo plazo. Pero de todas, la minería es de seguro la profesión más contraproducente. Estos obreros no solo están condenados a complicaciones de salud inminentes por aspirar polvo de carbón, sino que también tienen altas posibilidades de quedar sepultados. Definitivamente no es el mejor ambiente laboral.

¿Quién diría?

Estar sentado frente a una computadora todo el día también tiene sus riesgos, especialmente para la circulación y el corazón, son consecuencias de lo que se conoce como sedentarismo.

Hay otro negocio que no solo es ligeramente macabro, sino que también tiene sus percances: la carnicería. Aquí las tasas de lesión son tres veces más altas que en cualquier otra labor relativa a procesamiento y manufactura. Estos incidentes generalmente son el resultado de la presión efectuada en los trabajadores para actuar más rápido, ya que a veces se les exige que corten hasta 50 vacas por hora.

Por su parte y yéndonos mucho más lejos, los astronautas tienen una tasa de mortalidad de 7,5% en el trabajo, lo cual es bastante alto en comparación con otras profesiones. Es decir, desde que comenzaron los programas espaciales, 430 personas han ido al espacio, de las cuales 34 lamentablemente han fallecido.

¿Pensabas que los verdaderos temerarios eran dobles de acción? También ellos se llevan sus golpes en la vida, sin embargo las actividades más comunes pueden ser igualmente peligrosas. No es fácil pero alguien tiene que hacerlo, y al final estas cosas siempre pueden pasar, en el trabajo o fuera de él debemos estar preparados para lidiar con el duelo o las dificultades causadas por este tipo de imprevistos.

Nos interesa conocer tu opinión, así que siéntete libre de comentar este artículo con tus experiencias personales, y de compartirlo con aquellas personas que pudieran sentirse identificadas.

Tags:

No comments yet.

Deja un comentario