Agua osmotizada: un beneficio para tu salud y bolsillo

Nuestro cuerpo necesita el consumo diario de 2 litros de agua esto representa un coste fuerte para nuestro presupuesto, un purificador de agua es la opción de elegir una vida saludable a menor precio. Conoce los beneficios de consumir agua pura para tu salud y tu bolsillo, olvídate de comprar botellones de agua y de fijarte en las etiquetas buscando agua libre de sodio, ahora la puedes tener en casa directamente del grifo.

¿Qué es agua osmotizada?

EL agua osmotizada es agua pura obtenida del proceso físico que accionan los purificadores de agua de ósmosis inversa. Este sistema de filtrado hace que el agua pase por una serie de filtros que uno a uno van eliminando sedimentos y minerales, para terminar, el líquido vital pasa por una membrana semipermeable, obteniendo como  producto final agua libre de contaminantes y microorganismos, incluso del sodio.

El agua en su estado más puro es realmente incolora, sin sabor ni olor, ideal para beber y cocinar, mejora el sabor del café e infusiones, y beneficia a tu salud.

Agua y salud

Siempre se ha relacionado el consumo de agua o mantenerse hidratado al buen funcionamiento del cuerpo humano, por lo que no es ilógico relacionar salud con la calidad del agua que consumes. El agua osmotizada al ser libre de sodio es ideal para personas con problemas de riñón o hipertensión, apta para infantes recién nacidos y personas mayores con cuadros delicados de salud.

Ahorro e inversión a largo plazo

El uso de equipos domésticos de ósmosis inversa se ha popularizado cada vez más y se ha extendido hasta centros de salud, locales comerciales y oficinas. Sobre todo porque resulta una inversión a largo plazo y un coste que se amortiza en menos de un año, es deshacerse de la molestia y el gasto que resultaba comprar agua embotellada.

Actualmente puedes comprar un purificador por internet, e incluso contratar los servicios de mantenimiento, existen variedad de modelos, de diferentes precios y de calidad garantizada. Su instalación es fácil y rápida, el mantenimiento y cambio de filtros debe hacerse cada seis meses dependiendo de la frecuencia de uso y la zona de agua donde te encuentres.

Para la revisión y cambio de repuesto deberás llamar al servicio técnico, ellos verificarán si es necesario alguna sustitución o limpieza. Recuerda siempre comunicarte a atención al cliente y programar el mantenimiento de tu equipo, el agua es salud pero debes vigilar su calidad.