3 cambios que indican el posible consumo de drogas en un familiar

 

No necesariamente la presencia de alguno de estos síntomas es un indicativo directo de que un familiar tiene problemas de adicción a las drogas, pero por lo general sí son algo de prestar atención, mientras mayores sean los síntomas que presenta, las probabilidades de estar por enfrentarse a un problema aumentan y se hará necesaria la ayuda para dejar las drogas.

Se pueden tomar en cuenta los síntomas que te presentamos a continuación como una guía, una especie de puntos donde fijarse y disparar la alerta si es necesario.

 

Cambios en la personalidad

Por lo general las personas que están haciendo uso de las drogas sufren cambios repentinos en su personalidad. Cuando se trata de adolescentes se suelen asociar con los cambios hormonales típicos de la edad, pero están muy alejados de ello. Normalmente se presentan cambios de humor y de hábitos, indistintamente de la edad de la persona, comienzan a presentar un mal humor excesivo, irritabilidad o susceptibilidad por cualquier cosa.

 

Hábitos impropios de la persona

Uno de los cambios más frecuentes son aquellos que se manifiestan en los hábitos y se reflejan de manera directa en el rendimiento académico o laboral. Un descuido y desinterés total o parcial por cumplir con sus obligaciones y responsabilidades, lugares que anteriormente no frecuentaba son ahora sus lugares comunes, comienzan a crearse un nuevo círculo de amistades y el anterior se tiende a excluir y alejar.

El aspecto personal y el aseo se ven muy afectados y la persona comienza a presentar un descuido total por estos. La ropa bien puede estar limpia como sucia, les da igual. Así como bañarse, lavarse el cabello, cepillarse, peinarse, y todo lo relacionado con mantener un aspecto agradable y limpio.

También es muy común comenzar a notar alteraciones en las horas de dormir y levantarse, aislamiento social y las recurrentes mentiras en las comienzan a caer para justificar su actitud, entre otras cosas.

 

Alteraciones físicas notables

Los temblores, sobre todo en las manos, algunos tics nerviosos, la dificultad para modular correctamente, pérdida considerable del apetito, nerviosismo, insomnio, rascarse compulsivamente, sobre todo en el área facial, la aparición de moretones o manchas en antebrazos, dedos y los alrededores de las fosas nasales, son algunas de las alteraciones físicas más comunes que se presentan en una persona con adicción a las drogas.

 

Cuando vivimos con una persona podemos notar estos cambios muy fácilmente si prestamos atención, ya que conocemos sus hábitos y su comportamiento habitual. Si en efecto la persona tiene un problema de adicción a las drogas, lo más recomendable es buscarle ayuda en un Centro de Rehabilitación, que cuentan con especialistas para tratar esta clase de enfermedades.